Previsiones de Cepyme

Las pymes españolas crearán 585.000 empleos entre 2018 y 2019, principalmente en el sector servicios, pero el ritmo de crecimiento se moderará, según las previsiones de la patronal Cepyme, que apunta a la necesidad de mejorar la formación de sus trabajadores como reto para el sector.

El presidente de la patronal de las pymes Cepyme, Antonio Garamendi, ha asegurado además que en los próximos diez años las pequeñas y medianas empresas darán un trabajo a más de 1,5 millones de personas, a las que se les requerirá una mayor cualificación.

Según el Informe anual de empleo en las pymes, elaborado por Cepyme y por Randstad Research, las pymes requerirán en la próxima década profesionales más cualificados en sectores como la hostelería, ingenierías, administrativos, ciencias sociales o matemáticas.

“Otros sectores, como la hostelería o el comercio, exigirán profesionales de cualificación media”, ha asegurado Garamendi, quien ha resaltado que “la innovación, la digitalización y la formación son las tres claves para el empleo en España”.

Sólo en los dos próximos años, destacará el comportamiento de la restauración y el comercio, principalmente el mayorista en 2019, así como el de segmentos vinculados al avance de la cultura del ocio y del bienestar, del turismo, de la educación y de la innovación productiva.

Para el presidente ejecutivo de Randstad España y Latam, Rodrigo Martín, el crecimiento del empleo en las pymes se situará en el 3,1 % en 2018 y en el 2,9 % en 2019, pero podría ser mayor y alcanzar los 600.000 nuevos puestos de trabajo “si somos capaces de cerrar el fuerte desajuste formativo”.

Según ha especificado Martín, sólo el 32 % de los trabajadores con perfiles profesionales y técnicos está en las pymes, una carencia que representa “un reto” para el sector, ya que el objetivo es salir bien parados “del profundo cambio que se nos avecina”

En este término, Garamendi ha insistido en que las pymes, incluso las pequeñas, pueden ser más competitivas pero para ello necesitan formación y cualificación y deben participar en la formación profesional dual.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, que ha participado en la presentación, ha asegurado que en la mesa de diálogo social ha planteado a patronal y sindicatos que en cada sector puedan pactar en los convenios colectivos una formación certificable específica para el ámbito sectorial.

Ello permitiría recibir una formación específica en función del sector, por ejemplo en competencias digitales o de alta tecnificación que determinados sectores requieren y ser objeto de un contrato de formación y aprendizaje, recibiendo asimismo un certificado de profesionalidad.

Báñez ha asegurado que “estamos en medio de un trienio capital para España” y ha pedido estabilidad política, algo en lo que ha coincidido con Garamendi, quien considera que es fundamental que se disipen los riesgos que genera esa inestabilidad para la buena evolución del mercado laboral.

En este sentido, ha destacado que de los 630.000 afiliados que ganó la Seguridad Social en 2017, el 90 % se produjo en el sector privado y, dentro de este, el 70 % fue responsabilidad de las pymes, sobre todo de las pequeñas (menos de 50 trabajadores).

Según el estudio, aunque la construcción vuelve a presentar un perfil de crecimiento en el empleo del sector, el principal generador siguen siendo los servicios, en particular la hostelería, con la creación de más de 44.700 puestos de trabajo, seguida del comercio al por mayor.

No obstante, el informe alerta de que estos resultados “pueden quedar eclipsados ante las extraordinarias dinámicas de otras actividades económicas” como la veterinaria.