La aprobación se retrasa al menos uno o dos meses

madrid5
Nuevos contratiempos para Madrid Nuevo Norte. Las 3.500 alegaciones presentadas por la Federación de Vecinos contraria al Plan y por Ecologistas en Acción ha logrado su propósito y la burocracia retrasará “hasta febrero o marzo” la aprobación definitiva del plan. Por otro lado, la crisis política desatada entre Ahora Madrid y Podemos puede ‘salpicar’ indirectamente a la operación Chamartín ya que según algunos medios la formación ‘morada’ podría estar planteándose apoyar una tercera vía contra Carmena en la carrera electoral al Ayuntamiento. Y ante el malestar con la alcaldesa por no llevar en su lista al exJemad Julio Rodríguez, podría sacar a la escena política ‘Madrid Nuevo Norte’ tratando de establecer ahora una férrea oposición tras cuatro años apoyándola en silencio salvo un grupo llamado Anticapitalistas y varios representantes de IU.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo ha confirmado que el elevado número de alegaciones, “que hay que clasificar y analizar”, ha provocado el retraso, y espera que la aprobación se produzca “en febrero y si no, en marzo”.

Las alegaciones proceden de  la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm), la Plataforma Zona Norte y Ecologistas en Acción, que piden más viviendas sociales y zonas verdes como si fuera potestad del Ayuntamiento decidir por completo la inversión de la iniciativa privada.

Es decir, en ningún momento contemplan que de no ser rentable para los inversores, el plan no saldrá adelante y Madrid se quedará 25 años después, sin un proyecto que modernizará a coste cero para los madrileños la zona norte de la capital. Aunque Madrid Nuevo Norte cuenta con el apoyo mayoritario de vecinos, comerciantes y de todos los partidos políticos representados en el Ayuntamiento y en la Comunidad de Madrid, las trabas no cesan.

Una más ha surgido ahora con la filtración a un medio de los seis contratos de la operación Chamartín firmados desde 1994 hasta 2018, por la que IU pretende que el actual ministro de Fomento, José Luis Ábalos, comparezca ahora a dar explicaciones.

Cuando por fin se solventen estas trabas y se apruebe a nivel municipal, la Comunidad de Madrid tendrá que dar el visto bueno a modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Variarán las viviendas previstas en principio de 18.000 a 10.500 y de ellas, 4.000 tendrán algún tipo de protección.

La edificabilidad bajará asimismo un 21% en una operación cuya duración está cifrada en 20 años por los promototes, quienes estiman que se generarán 200.000 puestos de trabajo y se realizará una inversión cercana a los 6.000 millones de euros.