En el Museo Nacional de Artes Decorativas

El Museo Nacional de Artes Decorativas (calle Montalbán 12, Madrid), inauguró este martes 21 de junio la exposición “Inspiración Wabi-sabi”, un proyecto de colaboración entre el propio Museo y la Fundación Amanecer. El proyecto de trabajo y la exposición se enmarcan en el Programa de Responsabilidad Social del Museo, en consonancia con el Plan Museos+Sociales de la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural.

Este Plan nació con el objetivo de conseguir que las instituciones museísticas se adapten a las realidades sociales del contexto actual, con la finalidad de ser accesibles y responder a las necesidades de toda la ciudadanía, en especial, de aquellos colectivos que mayores dificultades tienen para la visita o que se encuentran en riesgo de exclusión social.

El Centro Ocupacional de la Fundación Amanecer se define como un recurso especializado para personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, abierto a la comunidad, de la que participa de forma activa, que ofrece los servicios de formación ocupacional y profesional, así como programas de desarrollo personal y social, además de habilitación funcional, para promover la integración socio-laboral y la autonomía personal, con la finalidad de conseguir el bienestar de las personas que a él asisten y, en definitiva, mejorar su calidad de vida.

El Centro, basado en la actual concepción de capacidades diferentes, trabaja y potencia de una forma sistematizada la mejora en cada una de las áreas de habilidades adaptativas, favoreciendo los puntos fuertes y las capacidades de la persona. Debe desafiar al usuario y ponerle en situaciones que son propias de la vida real para que interaccione y mejore sus habilidades en el contexto real de una manera funcional.

El grupo de 15 alumnos actual ha conseguido mediante este taller un lenguaje nuevo para interpretar y crear un mundo propio, independiente y libre de condicionamientos sociales. “Este valor de Wabi-Sabi nos ayuda a reproducir esa belleza, a llevarnos a la percepción de tal belleza primigenia y pura”.

La exposición, que podrá visitarse hasta el 24 de septiembre, presenta el fruto del trabajo realizado entre octubre de 2016 y mayo de 2017 en el Taller de Arte del Centro Ocupacional de la Fundación Amanecer dirigido por Pilar Merino. Las obras expuestas, que son fundamentalmente pintura, escultura e instalaciones, han sido creadas partiendo de las emociones suscitadas por los espacios y las colecciones del Museo Nacional de Artes Decorativas, que han interpretado desde su visión personal.

La expresión artística se convierte en el canal de comunicación de las personas que han intervenido. El proceso se enfoca en potenciar las habilidades y capacidades de cada uno y en estimular el trabajo en equipo y su relación con personas ajenas a su entorno más cercano, con el fin de favorecer su integración en la sociedad. Las obras se acompañan del título propuesto por su autor y señalan la pieza o elemento del Museo Nacional de Artes Decorativas en la que se han inspirado para crearla.