A título informativo

guia_registro2

El Gobierno ha publicado una Guía sobre la norma del registro de jornada que ha entrado en vigor este mes mediante la que quiere aclarar todo tipo de dudas para  facilitar su aplicación práctica, en la que se recogen criterios, a mero título informativo, en relación con este deber formal empresarial, sin perjuicio de la interpretación de la norma que corresponde a los Juzgados y Tribunales del orden social.

¿A qué tipo de trabajadores, sectores profesionales y empresas se aplica el registro horario previsto en el artículo? ¿Quién queda fuera del registro?

La guía aclara que la flexibilidad del tiempo de trabajo y la distribución irregular de jornada no suponen un obstáculo para el registro de las horas trabajadas. Matiza además que es posible recurrir a un cómputo diferente, no diario, para garantizar el respeto de la jornada laboral. Así, si la flexibilidad horaria exige el cumplimiento de una determinada jornada mensual, libremente distribuida por el empleado, el hecho de que un registro diario compute excesos no se interpretará como trabajo extraordinario si en el global del mes las horas trabajadas no exceden el límite legal. En cuanto al trabajo a distancia, incluido el teletrabajo, el Ministerio afirma que existen “fórmulas asequibles” que aseguran el registro de la jornada diaria a través de “registros telemáticos o similares”.

Por su parte, los trabajadores desplazados fuera de su centro habitual de trabajo, pernocten o no, también deberán registrar el tiempo de trabajo efectivo. Así, este registro “no incluirá intervalos de puesta a disposición de la empresa, sin perjuicio de su compensación mediante dietas o suplidos”.

¿Qué ocurre con las horas extraordinarias?

La normativa correspondiente a las horas extraordinarias no cambia con respecto a la existente. Trabajo afirma que se deberá asegurar su compensación en salario o descansos en los términos aplicables, de manera que exista garantía de abono y cotización, salvo que sean fruto de otras fórmulas de flexibilidad del tiempo de trabajo.

¿Qué medios se pueden utilizar para registrar la jornada?

La guía explica que el registro de la jornada puede hacerse mediante “cualquier sistema o medio, en soporte papel o telemático” que permita almacenar esta información de manera “fiable, inmodificable y no manipulable a posteriori”.

Para ello, los datos deben incluirse en un instrumento escrito, digital o mixto, que garantice su rastreo fidedigno e invariable. Es posible, si así ha sido decidido tras la consulta del empresario a los representantes legales de los trabajadores, utilizar dispositivos digitales y sistemas de videovigilancia o geolocalización para registrar la jornada laboral, siempre que se respeten los derechos a la intimidad de los trabajadores.

¿Quién decide cómo registrar la jornada?

La organización y documentación del registro horario, ahonda la guía, deberá ser resultado de la negociación colectiva o acuerdos de la empresa, aunque la información deberá ser conservada durante al menos cuatro años. Esto permitirá que las diferentes tipologías de empresas, sectores y ocupaciones profesionales dispongan de un modelo adecuado a sus características. “Tan solo en defecto de convenio o acuerdo colectivo corresponde al empresario establecer un sistema propio que, en todo caso, debe someterse a la consulta de los representantes legales de los trabajadores”, explica la guía.

En el caso de no existir representación legal de los empleados ni previsión en convenio o acuerdo colectivo, la decisión corresponderá al empresario, que deberá cumplir con los requisitos de la norma.

¿Qué ocurre con las ETT? ¿Y las subcontratas?

En el caso de una empresa de trabajo temporal que cede empleados a otra compañía, deberá ser esta segunda la encargada de registrar la jornada laboral y estará obligada a conservar esta información durante cuatro años.

Sin embargo, dado que la ETT es la responsable del cumplimiento de las obligaciones salariales y de Seguridad Social de los trabajadores puestos a disposición de la compañía usuaria, ambas deben acordar los procedimientos de aportación de los registros laborales. En el caso de las empresas subcontratadas, son estas las responsables de todas las obligaciones laborales de los empleados, incluido el registro diario de la jornada laboral.

No obstante, cuando el trabajador preste también servicio en la empresa principal, ambas compañías pueden servirse de los sistemas de registro de la principal.
Fuente: 20 minutos