Pancartas y pasquines

El desfile del Carnaval de Madrid celebrado el pasado sábado por las calles de Ciudad Jardín y Prosperidad se convirtió en un auténtico acto político contra la operación Chamartín, llamada Madrid Nuevo Norte, que el propio Ayuntamiento de Madrid defiende. Asociaciones contrarias a la operación urbanística invitadas a participar en la fiesta aprovecharon el desfile para politizar la fiesta convirtiendo el carnaval en una manifestación con gigantescas pancartas e incluso repartieron pasquines entre los asistentes cargando contra el BBVA, uno de los promotores de la operación.

Cabe destacar que el concejal presidente del distrito de Chamartín, Mauricio Valiente, es uno de los concejales díscolos del Ayuntamiento, y ya ha mostrado en reiteradas ocasiones su oposición a una operación que Carmena ha declarado siempre como “muy ventajosa” para Madrid.

La alcaldesa reiteró recientemente su apoyo al plan, que se aprobará con el visto bueno de todos los partidos políticos. “Los que quieran un mundo sin empresas no pueden gobernar Madrid”, sentenció Carmena en una entrevista con la agencia Efe.

El sábado volvió a escenificarse sin embargo esa contradicción en el partido gobernante en el municipio madrileño. Mayores y pequeños, estupefactos, quedaron sorprendidos cuando vieron una escenografía digna de un mitin político para cargar contra una operación defendida por el propio Ayuntamiento.

No se trataba sólo de ingeniosos disfraces, ni de vestir las carrozas con mensajes defendiendo derechos sociales -también los había pidiendo la paralización de los desahucios-, sino que algunos de los desfilantes lo hacían tras una gigantesca pancarta digna de una manifestación mientras otros de sus colaboradores repartían pasquines politizados entre los espectadores.

Así, con numerosos de los manifestantes disfrazados para la ocasión ataviados con decoración relacionada con edificios, bancos o ladrillos, la comitiva iba acompañada de una pancarta gigante con el lema ‘Stop especulación’, muchos de los carteles alrededor de las carrozas decían ‘No a la operación Chamartín’ e incluso un buitre de papel acompañaba a los manifestantes. Así quedó recogido en las redes sociales por los sorprendidos asistentes.

Hay que recordar que mientras el desfile de Carnaval de este fin de semana se convirtió en un mitin político con la anuencia de Valiente, desde la Junta municipal del distrito se prohíbe ‘vestir’ carrozas en la Cabalgata de Reyes del distrito patrocinándolas con un logo o patrocinio, que permitiría albergar con ello a más niños en el desfile, porque “la aparición de una marca enturbiaría el espíritu de la fiesta”.

Fuente: Republica.com

bbva