Los vecinos, volcados a favor del plan

Madrid Nuevo Norte proyecta 7.138 viviendas en un terreno donde existen varios asentamientos ilegales y dos ermitas -la de San Roque y la de Nuestra Señora de Lourdes-. La promotora restaurará las dos edificaciones religiosas, las rodeará de zonas verdes y revitalizará una superficie donde ahora se acumulan los escombros, según informa Merca2.es.

El artículo recuerda que “los vecinos del barrio Fuencarral tienen miedo de cruzar unos terrenos en los que hace menos de dos meses se encontró una pistola -que luego resultó ser de fogueo-“.

 En la documentación oficial de la tramitación del proyecto -disponible en la página web del Ayuntamiento de Madrid- se esboza el futuro de este terreno: 7.138 viviendas, de las cuales 5.380 son libres y 1.759 de protección oficial. La noticia además de satisfacer la demanda de vivienda nueva en Madrid, también alivia a los vecinos y comerciantes de las zonas colindantes. De hecho, son los más interesados en que el proyecto vez la luz de una vez por todas.
En una vista área de la superficie afectada se observa como el solar y las vías del tren de Chamartín rompen a la ciudad en dos. Esa brecha la han aprovechado algunas personas para ubicar allí algunos de los asentamientos ilegales que también han aparecido en los últimos años en otros emplazamientos como el faro de Moncloa.
Estos asentamientos han generado una situación de inseguridad que ha acrecentado los problemas históricos de una zona que espera desde hace más de 20 años un proyecto urbanísticos que les otorgue una solución.