Según la AEMET

El fin de semana estará marcado por las lluvias generalizadas, las nevadas y el frío y aunque paulatinamente subirán los termómetros y la cota de nieve, una sucesión de borrascas seguirá dejando precipitaciones en prácticamente toda la Península durante toda la semana, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha indicado a Europa Press que el fin de semana y la próxima semana tendrán un tiempo similar, ya que se producirá una entrada sucesiva de frentes atlánticos y borrascas. “Se ha abierto la puerta de las borrascas que llegarán a la Península y dejarán un tiempo inestable y con lluvias en buena parte de la Península”, ha señalado.
Así, ha comentado que el fin de semana lloverá en toda la Península en Levante y las precipitaciones serán más abundantes cuanto más al oeste y lloverá con “bastante” persistencia e intensidad en el oeste de Galicia, en Andalucía occidental y sur de Pirineos.

Además, la cota de nieve estará baja, entre 800 metros y 1.200 metros y las temperaturas apenas cambiarán, de modo que las máximas seguirán entre 5 y 10 grados por debajo de lo normal y las mínimas, entre 3 y 5 grados centígrados menos.

Por su parte, en Canarias el fin de semana estará marcado por las lluvias el viernes en el norte mientras que el sábado y el domingo se prevé algún chubasco ocasional en las islas de mayor relieve.
El domingo subirán ligeramente las temperaturas y la cota de nieve terminará situándose por encima de 1.500 metros, por lo que las nevadas se limitarán a las zonas de alta montaña.
En cuanto a los vientos, ha dicho que se prevén intervalos de viento fuerte de poniente en el litoral de Alborán, litoral gallego, resto del litoral andaluz, Pirineos y Baleares.

Del Campo ha manifestado que la próxima semana los frentes dejarán lluvias sobre todo en la vertiente atlántica y en el Cantábrico, principalmente en toda la vertiente oeste, incluido Andalucía occidental y Castilla-La Mancha. “Cuanto más al oeste más lloverá”, ha señalado y serán especialmente intensas en el oeste de Galicia y en el norte de Extremadura y sur de Castilla y León.
De este modo, ha añadido que donde no lloverá será en las Comunidades de Levante y Baleares. Durante la semana y a lo largo de la próxima semana, las temperaturas irán subiendo de forma generalizada igual que la cota de nieve.

En concreto, las diurnas recuperarán paulatinamente a lo largo de la semana los valores propios para la época y apenas se quedarán entre 1 y 3 grados centígrados por debajo.
A partir de la segunda mitad de la semana y aunque desde el miércoles crece la incertidumbre, las precipitaciones seguirán afectando a zonas extensas excepto en el área mediterránea peninsular oriental, donde serán poco probables en general.

El miércoles las lluvias podrían ser localmente fuertes o persistentes en el Cantábrico; el jueves en el oeste; el viernes en Galicia, suroeste y nordeste peninsulares y el sábado seguirán en Galicia y en el Cantábrico. Las nevadas seguirán en las montañas de la mitad norte al tiempo que en Canarias no se descartan precipitaciones en las islas de mayor relieve, aunque serán débiles en general.

De cara a la Semana Santa, el portavoz de la AEMET ha informado de que con la prudencia ante la incertidumbre elevada del modelo de predicción a largo plazo, parece que lo más probable es que la semana del 15 al 21 de abril las temperaturas estarán más altas de lo normal, mientras que las lluvias serán menores de las normales. “Esto no quiere decir que no vaya a llover, sino que lo hará por debajo de lo normal para estas fechas”, ha precisado.

Finalmente, ha apuntado que sí se prevén lluvias normales en el tercio norte, valle del Ebro y Comunidad Valenciana. De momento, el domingo de Ramos será el día en el que se recupere la estabilidad, aunque todavía podría haber precipitaciones.

Marzo, el más caluroso en lo que va de siglo

Por otro lado, marzo ha registrado las temperaturas máximas más altas en lo que va de siglo y ha sido además el segundo más seco ese mes tan solo superado por el de 2012, según el último balance mensual de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

En cuanto a la reserva de nieve, a finales de este marzo sus niveles eran comparables a los de mediados de mayo de promedio en los últimos 5 años.

Según las cifras, el pasado marzo la media de temperaturas máximas superó en 0,4 grados al anterior registro de 2012, con más calor de lo habitual en horas centrales del día cuyas máximas en promedio fueron 1,8 grados por encima del valor normal del periodo de referencia 1981-2010.

La media de las temperaturas mínimas fue de 0,5 grados por debajo de los valores de referencia favoreciendo abundantes episodios de heladas en ambas mesetas.

El pasado marzo fue además muy seco, con unas precipitaciones medias de 26 litros por metro cuadrado frente a la media en ese mes de 47 litros por metro cuadrado.

En gran parte de Cataluña las lluvias mensuales no superaron los 5 litros por metro cuadrado. En una extensa área de esta comunidad, junto con el norte de Aragón y pequeñas zonas al norte y sur de Mallorca, norte de la provincia de Toledo, oeste de Huelva y sur de Cádiz el porcentaje de precipitación no llegó ni si siquiera al 25 % de los valores normales.