"Una estación, dos terminales"

La presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, describe el futuro de Atocha y Chamartín como “una estación, dos terminales”. Una única macroinfraestructura ferroviaria destinada a impulsar la alta velocidad. Con la mirada puesta en crear un único nodo de comunicación que permita conectar el norte y el sur de España sin tener que cambiar de tren y maximizar la ocupación, el gestor ya trabaja en ampliar y conectar ambas estaciones por algo más de 1.460 millones (sin IVA).

Según una información de ‘El Economista’, la compañía ha pisado el acelerador para multiplicar el tamaño de ambas estaciones, que son un cuello de botella para la liberalización ferroviaria y los planes para aumentar más la capacidad (ya la ha incrementado un 65%) y ya ha anunciado la licitación en octubre del proyecto de construcción de la nueva estación de Chamartín.

Las obras, valoradas en unos 966 millones de euros, contemplan multiplicar por 10 la estación y todos los servicios que lleva asociados, tanto comerciales como de ocio y de atención al cliente cuando terminen todas las fases. En cuanto a la alta velocidad, el objetivo es que Chamartín tenga 18 vías de AVE, el triple que ahora, y unos nueve andenes. Actualmente hay tres. En una primera fase urgente (“ya nos aprieta los zapatos”, Pardo de Vera dixit), se pondrán cuatro vías más de alta velocidad que, además, vendrán a cubrir la pérdida de capacidad temporal que sufrirá Atocha durante sus obras de ampliación.

Y es que, el proyecto para integrar la operativa de ambas infraestructuras incluye la construcción de una estación pasante subterránea en Atocha para dar servicio al túnel que la conecta con Chamartín y que todavía no está operativo. La estación pasante tendrá cuatro vías y dos andenes y es una pieza clave para impulsar el tráfico de pasajeros de la infraestructura del norte de la capital y para que las estaciones dejen de ser fondos de saco. Este proyecto, valorado en unos 356 millones sin IVA (unos 426 millones con IVA) ya lo anunció Fomento durante la presidencia de Rajoy y la nueva ejecutiva de Adif lo ha reimpulsado y ajustado para potenciar la integración.

Fuente: El Economista