Envío masivo de cartas

amenazas

Autónomos y pequeños empresarios y sus asesores fiscales exigen a la Agencia Tributaria que paralice la campaña de cartas “amenazantes” que les está enviando instándoles a declarar todos sus ingresos.

Pymes, autónomos y asesores fiscales reclaman a Hacienda que paralice la campaña de cartas “amenazantes” que les está enviando y exigen un derecho de réplica o defensa. Así lo han transmitido a la Agencia Tributaria (AEAT) estos colectivos y plataformas profesionales, según han trasladado a EXPANSIÓN.

El Fisco está realizando un envío masivo de cartas a autónomos y pequeños empresarios a los que advierte de que sus declaraciones de ingresos despiertan sus sospechas por no ajustarse, a su juicio, a los estándares medios del sector que ha fijado. Así lo está alertando en una campaña dirigida a pymes y autónomos societarios en la que les traslada que también vigila los importes acumulados de las entradas en sus cuentas bancarias y los cobros en tarjeta que han realizado.

Se trata de una carta a la que no cabe responder en la que avisa de que si las inconsistencias persisten, el riesgo fiscal que representan podría dar lugar a los procedimientos tributarios que sean necesarios. Las misivas explican que desde 2016 la AEAT dispone de la información de entradas y salidas totales de todas las cuentas bancarias de los contribuyentes, tanto de personas físicas como de entidades. Partiendo de estos datos, el Fisco señala que ha realizado “análisis estadísticos referentes a las ratios económicas y sectoriales de los obligados tributarios de ciertos sectores económicos”.

Desde la plataforma de autónomos ATA, la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf), el Registro de Economistas-Asesores Fiscales (Reaf) y la Asociación Española de Asesores Fiscales y Gestores Tributarios (Asefiget) trasladan que les preocupa que la AEAT no explica cómo ha obtenido las ratios del sector a las que considera que no se ajustan los destinatarios de las cartas. No se sabe qué significa cada ratio ni de dónde proviene la información ni si se les está exigiendo que declaren lo mismo que estas supuestas medidas sectoriales.

Lorenzo Amor, presidente de ATA, ha trasladado sus quejas a la AEAT. Cree que “deben asumir que se equivocan” enviando “cartas amenazantes” que tienen “molestos a varios colectivos y profesionales”, incluso en pie de guerra, y que están “creando incertidumbre”. “No se discrimina, cuando cada caso es un mundo. No todos ganamos ni tenemos por qué ganar lo mismo”, insiste.

Montero: “No hay que ser susceptibles”

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha asegurado  este miércoles que la carta remitida por la Agencia Tributaria a pymes y autónomos avisando de “inconsistencias” tributarias no es “amenazante” como denuncian algunas organizaciones de estos colectivos, sino que solo busca que se “autoregulen”, por lo que cree que “no hay que ser susceptibles”.

“Una carta nunca es amenazante cuando lo que se trata es de poner en conocimiento de la empresa cómo se está comportando su facturación respecto al resto de empresas del sector”, ha apostillado Montero en declaraciones a los periodistas, antes de participar en la apertura de una jornada sobre I+D+i, organizada por UGT-Madrid.

Montero ha explicado que la AEAT envía estas cartas con los objetivos de que haya autoregulación por parte de las propias empresas y comprueben que los datos transmitidos son los correctos y no hay “ningún tipo de error”, así como para hacer frente a sus deberes tributarios, con el fin de que “los que pagan los impuestos religiosamente no se vean perjudicados porque haya otros negocios que no lo hacen”, ya que supondría “competencia desleal y merma de ingresos para el bienestar de los ciudadanos”.

“Perseguir el fraude fiscal es una tarea imprescindible por parte de la AEAT”, ha remarcado Montero, quien ha defendido que si esta iniciativa de enviar cartas supone estandarizar la actuación de la Agencia Tributaria, permite liberar recursos para perseguir a los grandes defraudadores “y se consigue el tercer objetivo”. Por ello, considera que “no hay que ser susceptible” ante la recepción de estas misivas por parte de la Agencia Tributaria, aunque ha dicho comprender que cuando se recibe una carta de la AEAT dé “cierto pellizco” al pensar que se pueda estar no conforme con las obligaciones tributarias.

“Esa no es la carta, la carta es poner en conocimiento una información que no tienen, que es que con la comparativa con la competencia, están facturando por debajo de negocios similares de su entorno y a partir de ahí, que se autoregulen y vean si realmente la declaración que hacen es correcta”, ha incidido. Si lo es, “no tienen nada que temer porque no hay ningún otro elemento que se vaya a poner en marcha, solo es un conocimiento de autoregulación y para que las propias empresas vean si ha habido algún error, si no lo ha habido, perfecto, no pasa nada”, ha zanjado.

Fuente: Expansión/Libremercado